Freaky

Vamos de allá de nuevo.
Y lo hacemos vía Wikipedia:

Friki (del inglésfreaky,[1] y este de freak, ‘extraño’, ‘extravagante’, ‘estrafalario’) o friqui es un término coloquial para referirse a una persona cuyas aficiones, comportamiento o vestuario son inusuales.

Tengo que empezar por este término porque me ha parecido apropiado para lo que quiero tratar hoy en mi blog. Y es que al parecer soy un friki, señores.
Y es que mi desmedida afición a los fabulosos irlandeses de U2 es tratada, desde el respeto, como algo extravagante. ( desde el respeto porque sino simplemente es que me da igual según de quién venga)

Todo ello viene a colación por mis recientes últimos conciertos de Bono & Cía en su última gira The Joshua Tree 30 aniversario en Roma y Barcelona.

Y es que, aparcando momentáneamente su tour I+E, han “sacado” de gira su disco de 1987. Disco más vendido de su historia con aproximadamente 25 millones de copias.
Como suscriptor de U2.com tengo acceso prioritario a la venta de tickets y saqué entradas para ir a Barcelona con mi mujer.

Como me suelo venir arriba en estos casos, y pensando en un amigo del alma , con uno de los códigos que tengo para las entradas saqué tickets para el olímpico de Roma. Ya les vi allí con el gran Alberto en 2005 en el Vertigo Tour y decidí repetir, que los romanos están muy locos, pero además, son muy tifossi de U2: experiencia garantizada.

Ya en Roma, repetí jugada de 2009 en la gira 360 en Dublin, y me acerqué una hora antes al estadio en el concierto previo al mío: y de nuevo tuve suerte y pude comprar con un 40% de descuento entradas para esa misma noche. Perfecto: 2 noches en Roma y Barcelona.

Pasados los 3 conciertos, es cuando entra el frikismo en escena. Y se suceden las preguntas:
-tocan las mismas canciones en cada concierto?
-para que verles tres veces?
-No es el mismo concierto?

Y ya luego cuando intentas explicar a alguien no fan, algo que sólo un fan puede entender es cuando aparecen las caras raras…

Esto es muy fácil: es una cuestión de pasión, de 2,3, o 4 oportunidades a lo largo de 1 año…. o bien, de fanatismo si queréis. Pero es que U2 es mi pasión desde hace 28 años. 28.
Acababan de sacar Rattle & Hum y mi padre, que me acababa de comprar una cadena de música, me regaló un cd a elegir:U2 o el Faith de George Michael. Bendita decisión.

Han sido muchos años de ser un fiel seguidor y muchos años desde el 91 en que les vi por primera vez en su gira ZooTV en el Sant Jordi de Barcelona.
Precisamente en el mismo estadio me di el gran homenaje de verles 4 noches seguidas en su gira Innocence + Experience Tour en 2015. Momento, por cierto, en el que al ser varias noches comenzó la famosa pregunta que me ha llevado a escribir este post: ” pero es el mismo concierto,no?”

Y qué más da? Verles 4 noches seguidas es una experiencia, y entre otras cosas me dió oportunidad al fin de escuchar gloria y por fin 40 para cerrar un concierto. Además me dió la oportunidad de reencontrarme con la banda, bueno en este caso con el gran Adam Clayton, tras haber tenido la potra de haber encontrado su hotel por casualidad en mi primer concierto, allá en 1992 en su gira ZooTV Tour.
Qué lástima que no hubiera móviles en aquellos momentos para haber podido grabar el encuentro con todos los miembros de U2 ( salvo The Edge) incluso con McGuiness su manager ( al que por cierto sólo reconocí yo)
El tener a Bono delante fue brutal, un chaval de 18 años con su ídolo delante, poder pedirle un autógrafo y cruzar unas palabras con él… no me extiendo más porque ahora sí que me llamarían friki con razón. Por cierto tras firmarme, me puse de nuevo a la cola y el guardia de seguridad me reconoció pero Bono justo antes de subir las escaleras del hotel, me volvió a firmar…. Ma-ra-vi-llo-so.

Y después de ese vinieron muchos otros, varios en el Calderón ( ZooTV,Pop Mart y Vertigo Tour) varias veces el Sant Jordi, Roma, Wembley y por supuesto la peregrinación a la meca en la gira 360 con dos noches en Dublin.
Uno muy especial en San Sebastián con mi mujer embarazada de Martina…
De todos ellos tengo recuerdos imborrables y me encantaría tenerlos todos frescos en la memoria… pero algunos ya van siendo meros recuerdos en mi cabeza. Una pena.

Por eso cuando tengo la oportunidad debo alimentar mis recuerdos de U2 😉

Pues nada más, aquí seguimos tantos años después con la pasión intacta. Y con 19 conciertos de estos 4 fabulosos a mis espaldas…. el próximo será el número 20: yo creo que habrá que hacer algo especial, no?

Hasta pronto!

Anuncios

Mi Vecina

Hoy 8 de Julio de 2017 ha muerto Benedicta. Mi querida Benedicta. Y ella no era una persona cualquiera, era mi vecina, la vecina

Ese tipo de vecina que tratas como si fuera de tu propia familia, que su casa es como la tuya, que tiene llaves de nuestra casa y nosotros llaves de la suya. Aquella persona que cuando necesitas algo es a la primera que acudes y que ella acude a ti. Aunque en ese sentido ella era de ayudar siempre pero de pedir en el último momento. Generosidad absoluta. 

Hace una semana tenía pensado entrar a verla, pero lo dejé para otro momento. Ese otro momento que para mi desgracia nunca va a llegar. Iba a ser cinco o diez minutos en los que me iba preguntar por mis hijas lo primero, seguro que por mi hermana y también por el trabajo. Los meses que estuve de baja siempre me preguntaba y me animaba a volver al trabajo. Era todo optimismo. 

Si le preguntabas por ella, siempre tenía también una palabra optimista. 

“Ahí vamos, con la edad que tenemos no nos podemos quejar”

Y es que se ha ido con 98 años. Lo que vivió esa mujer. Estuvo trabajando en Alemania, luego ya, de vuelta a Leon,en su casa tenía  huéspedes, gente de pueblos de León que venían a la capital a estudiar y ella les hospedaba en su casa. Recuerdo varios nombres, Mireia, Héctor, un chico punk que tocaba la guitarra ( quizá Mario) Jamás se escuchó una queja, un problema, un lío… todos los que pasaron por su casa la querían como a una madre. Y pasados los años aún venían a visitarla a casa. Era un amor de mujer. 

Siempre tuvo una relación muy especial con mis padres. Mi padre, que no era muy dado a empatizar con el vecindario, le hacía cualquier tarea que ella le pidiese: igual le llevaba la contabilidad, que le sintonizaba la tele o le hacía algún trámite en alguna administración. Es que era Bene. 

Con mi madre tenía una relación muy especial. Eran cómplices de sus cosas, iban a misa juntas y además en los últimos años ( y en especial el año desde que falleció mi padre) iban a un montón de sitios las dos. Ese tiempo se ayudaron mucho mutuamente. Y cuánto se lo agradecí.

Tengo muchísimos recuerdos alrededor de ella. Siempre me recordaban mis padres que de bebé me iba a su casa gateando. A casa de “titinta” que era como yo la llamaba de bebé. Un recuerdo precioso que guardo de ella es que fue la persona, junto con mi madre, que en una tarde me enseñó a andar en bici sin patines ( ahora dicen si ruedines). De echo, era ella quién me estaba agarrando la bici por detrás cuando, por arte de magia, me soltó y seguí dando pedales. Un momento mágico que siempre quedará en mi memoria. 

Necesitaba escribir algo sobre ella. Ha sido un golpe duro porque, además, me he enterado por una vecina en medio de la calle y ya la habían enterrado en su pueblo. Ni siquiera pude ir a dar un beso a sus familiares al tanatorio, que cuando lo vives desde  el otro lado se agradece un montón. 

De modo que sólo me queda este pequeño homenaje y una visita a su pueblo, que se lo merece. 

Ahora descanse, Bene, que bastante trabajó usted en ese periplo de 98 años, siendo todo generosidad,cariño y amor. 

Gracias por todo. La quise un montón y la consideré siempre de la familia. Va a ser difícil no saber que está usted ahí, en el 4•B

Hasta pronto. 

(Así está el cielo ahora mismo)

La mejor época 

Tras meses de tener abandonado el blog por cuestiones de mi nueva actividad laboral, que me ocupa bastante tiempo material y mental, dicho sea de paso, vuelvo a escribir una entrada en mi blog.

También me animó que algún seguidor ( verdad Quique) me preguntó que qué pasaba con mi blog así que…de nuevo aquí estamos.

Hoy me animo a escribir esta entrada porque mi hija mayor ha acudido a pasar un rato con un equipo de baloncesto (el aros de Moses) equipo de moda en el baloncesto leonés. 

Espero que lo pase bien y quiera repetir, pero lo importante es que disfrute con cada cosa que haga, pero si es el baloncesto me haría muchísima ilusión. Y es que con el título de este post La mejor época me refería a que en mis recuerdos una de las mejores épocas de mi infancia y adolescencia fue cuando entrenaba y jugaba al baloncesto con el equipo de mi colegio. 

Aún hoy recuerdo con enorme añoranza los días de entrenamiento después de clase, los compañeros, los diferentes entrenadores y los partidos de los sábados por la mañana. Y los partidos no eran necesariamente lo mejor: igual o más divertido era entrenar cada semana dos o tres veces. Esos ratos, que no volverán, eran una maravilla. Cada día que había entrenamiento suponía ir al colegio con una ilusión. Era fantástico. 

Por eso hoy, el haber venido aquí, que mi hija vea un poco de qué va esto, como intenta botar, como intenta llegar a canasta me ha hecho pensar 25 años atrás. 

Por cierto, lo más bonito ha sido ver cómo la ha recibido la entrenadora y sobre todo como muchas de las niñas la han ayudado un montón, estando todo el rato a su lado y dándola ánimos. 

Esa debe ser la esencia del deporte y espero que mi hija la aprenda y la practique: la unión, el compañerismo, la amistad y el trabajo en equipo….

Porque algunos de estos valores son muy importantes para la vida en general fuera del deporte, o no?

Hasta pronto

RRHH

Buenas

No soy ni mucho menos un especialista en selección. Ni en reclutamiento. Lo que sí tengo en mi experiencia es haber hecho en mi carrera profesional, tirando por lo bajo,alrededor de 1000 entrevistas. Al menos en tres de mis cuatro ultimas experiencias la responsabilidad de contratación recaía en mí. 

He tratado siempre de ser respetuoso con los candidatos. Incluso cuando concertada la entrevista los candidatos no acudían. Aunque esto me ponía de muy mala leche. 

También he procurado dar una buena respuesta al candidato. Sobre todo si no le iba a contratar: “me he decantado por otros perfiles que se ajustaban más al puesto”

No parece una respuesta complicada para dar a alguien a quien has descartado de un proceso y que ambas partes queden  satisfechas. 

Me parecía y me parece importante llamar al candidato con la decisión de la entrevista: da una buena imagen de la compañía ( aunque a veces no lo merezcan) y al candidato le deja un buen sabor de boca y puede continuar con su búsqueda. 

Al menos es lo que me gustaría que hicieran conmigo. Pero no siempre es así. 

Hoy me han dado respuesta a un proceso. Ha sido un proceso en el que tenía todo en contra; entre otras cosas porque estaba a 800 km de mi casa, sin wifi, sin ropa para la video entrevista, teniendo que atracar literalmente la cafetería ( cerrada) y el wifi de un hotel del que no era cliente, tener que dar datos de referencias de mis anteriores trabajos sin poder hablar con ellos….

Vamos, con todo en contra. 

Y hoy me han llamado para decirme que no paso a la última fase de la selección. Hasta aquí bien. Lo que me ha dejado un mal sabor de boca es el querer dar una justificación innecesaria y con unas palabras que no cuadran. Cómo que el cliente  ha dicho que prefiere una entrevista con otros candidatos…. Cómo que el cliente? Si el cliente sois vosotros!!!

Para terminar diré unas palabras sobre los reclutadores. Deberían hacer otro tipo de selección. Desde mi humilde opinión. 

Hace unos meses tuve un proceso muy duro y muy bueno. No me seleccionaron, pero aprendí. Ni una palabra sobre mi CV, ni sobre mis trabajos anteriores. El que me llama sabe leer, no? Ahí lo tiene.  Toda mi experiencia, años, logros, tiempos, titulaciones, etc. Sin embargo en ese proceso se trataron habilidades, situaciones, trabajo en equipo, trabajo individual, hechos y no palabras. Fué estupendo y no me seleccionaron,repito, pero hubo competencia presencial, hubo que defender habilidades, competencias, etc. Por ahí va la selección del futuro. 

En esta otra selección de esta semana el Core de la selección fue una video conferencia explicando mi CV y mis anteriores trabajos. Válido? Seguro. Aprovechable? No lo creo. No he tenido una entrevista, prueba o dinámica en la que hayan sacado mis habilidades, aptitudes o en lo que soy bueno. No. Fué un repaso a mi vida laboral. Esto es suficiente para tomar una decisión  sobre un candidato?

Con la entrevistadora no quiero ser demasiado duro porque la chica no tiene culpa de nada. Hizo su trabajo. Eso sí, ese rollo de papel y boli y apuntar sobre la vida del otro juzgando de alguna manera…. No me gusta. Y menos preguntando sobre situaciones y habilidades que ella no hubiera podido aguantar ni un minuto. 

Porque eso de juzgar desde tus 26 años y desde tus oficinas centrales una trayectoria labrada a base de mucho esfuerzo, requiere cuando menos un punto más de respeto. Que pasado mañana puede que tengas que explicar tú tu historia…

Seguimos. 

Abrazos para todos. 

Lo importante

Buenas de nuevo

Parece que ya estoy cogiendo el ritmo al blog y retomando la buena costumbre de publicar cada dos semanas. 

Hoy quería hacer una reflexión sobre las cosas importantes o, al menos, las cosas que de verdad nos deberían importar. 

Todo ha venido a raíz de una conversación que he tenido esta mañana con un buen amigo. Ha salido el tema de las enfermedades y cómo no, apareció la tan temida palabra cáncer.

La verdad es que es un tema con el que estoy muy sensibilizado desde hace unos años porque le ha tocado, por desgracia, a un cuasi hermano mío. Pero es fuerte. Fortísimo. Y está luchando como nunca para ganar esa batalla. Espero que lo haga porque no concibo la vida sin nuestra complicidad. Tenemos un vocabulario y una manera de hablar de las cosas que se convierte casi en nuestro propio dialecto… Nadie, salvo nosotros, entendería nuestra manera de hablar de las cosas; y eso a parte de la amistad de tantos años, une muchísimo. 

Venía a colación esto porque pienso que realmente  no tenemos la capacidad de disfrutar el ahora

Tenemos (o al menos yo) la terrible costumbre de enrocarnos en nuestras pequeñas cosas, nuestros pequeños problemas, del día a día sin darnos cuenta de lo afortunados que somos.

Afortunados de estar rodeados, en la mayoría de los casos, de cosas maravillosas: fuera parte ( como diría Herrera) de la salud. Nuestros hijos,familia, nuestras parejas, hermanos, el poder vivir en un sitio que nos gusta, en una ciudad que nos gusta, pudiendo darte esos pequeños lujos de comer fuera, ir a un concierto o, en el mejor de los casos, que te guste a lo que te dedicas…eso ya debe ser increíble. 
Por el contrario, siempre vemos el vaso medio vacío: el que no tiene trabajo porque no lo tiene, el que no tiene hijos porque no los tiene o el que no tiene pareja porque no la encuentra…

Nos hemos parado alguna vez a pensar, a parte de esa parcela de nuestra  vida que no tenemos momentáneamente cubierta, lo afortunados que somos? 

Yo voy a tratar de hacerlo, vosotros?

Saludos. 


Os pongo una foto de este fin de semana en uno de esos momentos que llenan la vida de uno 😉

Trabajo

Buenas de nuevo. 

Vuelvo al redil del blog para contaros cuatro líneas de una experiencia que he tenido esta semana. 

Como algunos sabréis ( y los que no, ahora sois conocedores) estoy por primera vez en mi vida desempleado. No está mal tras 16 años seguidos trabajando, no?

Bueno, el caso es que he tenido que poner la manida frase en linkedin …En búsqueda activa, al margen de la búsqueda en portales de empleo,  infojobs y demás. 

Este lunes tuve 3 entrevistas, pero antes de nada que nadie se engañe porque fué pura casulidad, pasan semanas y semanas antes de que nadie te llame para siquiera comentar tu situación. 

Lo cierto es que dos de ellas ya me habían contactado cuando estaba trabajando y no me habían interesado; las razones son distintas.  Una de ellas es una empresa totalmente desconocida del sector financiero , sin proyecto consolidado y con una forma de trabajar cuando menos extraña, rollo piramidal. Por otro lado, la otra compañía es también es una desconocida en el mundo del seguro y con poca gama de productos. 

De las dos entrevistas saco la conclusión de que empiezan la casa por la ventana: están más ocupados en contarme los objetivos que tendría antes de venderme el proyecto. Desde mi experiencia de muchos años llevando equipos, redes comerciales y demás si no seduces con un proyecto para que el futuro trabajador tenga ganas de trabajar allí, estás empezando la casa por el tejado. 

Primero haz que me apetezca venir a este trabajo, véndemelo bien  y luego ya tendremos tiempo de objetivos y demás, que eso es inherente al trabajo, hombre…

Por la tarde tuve otra entrevista. Ésta tenía muy buena pinta: se alejaba del sector “mío ” y se adentraba en un sector en el que llevo un año formándome el digital.

Luego resultó que el puesto era comercial puro y duro… Aunque lo habían vestido con otro tipo de palabras tipo “consultor de marketing”… 

Lo cierto es que la empresa tenía buena pinta: un buen sitio, gente joven, informales en la vestimenta ( que a mí me aburre cada vez más la corbata)… En fin, un sitio apetecible. 

Pero lo cierto es que lo que más me sorprendió fué la oferta económica: 400€ 

Habéis leído bien. La verdad es que no sé que pensar pasados unos días: no sé si esa es la realidad del mercado, si el esfuerzo que supone a una empresa contratar un trabajador es tan fuerte o si directamente se están descojonando de nosotros. 

Cada empresa es libre de ofrecer lo que quiera y los candidatos de aceptarlo, pero lo cierto es que con 400€ o tienes otro sueldo en casa o si no no puedes llevar una vida normal: alquiler, transporte, comida, ocio…

No voy a seguir porque me vengo arriba y empiezo a escribir cosas que no debo. 

Os mando un saludo y prometo volver, esta vez sí, lo antes posible. 
Abrazos. 

De noche

Hola a todos de nuevo…

Llevo semanas sin actualizar el blog y os pido disculpas por ello, pero entre el master, el nuevo, las clases de bajo,las niñas y demás, lo cierto es que me faltó tiempo para ponerme un ratin.

Además tuve una aventura “laboral” que salió realmente mal pero eso, si acaso, me animaré en unos días porque todavía estoy alucinando. 

Lo cierto es que el título del post es  De noche porque ayer salimos con unos amigos de cena y de copas. Lo de “de copas” bien podría haber sido en singular pero al final logré tomar dos copas: dos Ron con Cola ( por cierto de marca Zacapa o algo similar, buenísimo) lo cual fue casi un milagro…. Con lo que yo he sido

Si hace doce o quince años me dicen que con dos copas estoy a punto del colapso rezando para irme a la cama, me hubiera reído y mucho; pero lo cierto es que ya estamos en esas, con 43 y rezando para irnos a dormir y aprovechar una noche sin niñas y poder dormir a pierna suelta…

No obstante ayer era un día especial porque se jugaba la final de la champions Mandril-Atlético. Entre que él puñetero Mandril ganó injustamente en los penaltis y el ambiente que había en León con mucha gente joven dando por saco con el fútbol, pues como que toda las ganas que tenía de salir con mi mujer y los amigos de cena y copas se esfumó. 

No obstante la cena muy buena, fuimos a un sitio que se llama Becook en León que se come muy bien aunque me da la impresión de que se les está subiendo un poco a la cabeza…. Y eso en una ciudad pequeña es muy peligroso. 

Luego como os decía un par de copas, en un par de locales “de moda” de León. Me pareció curioso lo de la música. 

Y es que yo siempre he sido muy sibarita con el tema de la música. Si no suena mi música, no me divierto. 

Pero ayer, víctima seguramente de mi edad, pasé de mis exigencias musicales y traté de disfrutar con lo que ponían. Cierto es que en ambos sitios dominaba claramente la música española… Y lo cierto es que nos prestó escuchar esa música con la que hemos crecido… Aunque algunos luego nos hayamos convertido en freakys  musicales. 

En fin, poco más. Prometo volver muy pronto y no dejar el blog tan abandonado. 

Saludos. 

P.D Lo mejor de la noche, sin duda, la compañía. 

Semana Santa

pPONES 16 2Como no podía ser de otra manera comienzo con mi famoso “Buenas de nuevo”

Por aquí estamos otra vez pasada ya al 95% la semana santa para escribir cuatro líneas al respecto.

Ha sido una semana un poco rara: tiempo cambiante, multitud de planes, demasiada comida y de todo tipo… Aunque en realidad no he venido aquí a hablar de esas actividades si no de la misma semana santa en sí.

Y es que ando un poco desconcertado con lo que he visto en la semana santa leonesa, que por otro lado os recomiendo encarecidamente a los que no seáis de León porque es preciosa. Pero… en qué punto estamos con dicha celebración? Y no es que quiera tratar este texto desde un punto de vista de “celebración cristiana” que es lo que es, sino ver en que se ha convertido la misma.

Por un lado Fiesta: hoteles en León al 100% de ocupación, todos las procesiones llenas de gente, todos los restaurantes llenos, las terrazas, las cafeterías…. Bien. Y bueno para León que no andamos sobrados de estos “éxitos”. La excepción la marca la noche del jueves santo cuando León es invadido literalmente de miles de adolescentes, jóvenes y no tan jóvenes para la noche de Genarín; noche que se ha convertido en un imposible en la semana santa de tal modo que es el único día que NO se puede salir, invasión de la preciosa plaza del grano incluida. Excursiones desde distintos puntos del país con el único plan de emborracharse…. Vale que todos lo hemos hecho, pero cuando tu ciudad es la receptora mola menos.

En cuanto a la Restauración. Seguramente ésta época sea la que mejor se come y se bebe en León. En parte por la gran afluencia de turistas, los comercios, pastelerías y restaurantes se ponen las pilas y ofrecen sus mejores viandas para la ocasión y por todos lados se reciben invitaciones a probar comida y bebida: la famosa limonada de semana santa, acción denominada “matar judíos” en el imaginario leonés y sin ningún tipo de connotación antisemita, por cierto, todo tipo de tapas al cual mejor y más rica y, conviene recordar, que son gratis: desde todo el elenco de patatas ofrecidas de mil maneras, pizzas, garbanzos con bacalao, sartenes de morcilla, picadillo, arroz de diferentes tipos, tigres, mejillones, la lista es enorme. La mejor solución: venid y probadlas porque las tapas no son cuestión de la semana santa, sino de todo el año.

Como me estoy enrollando, voy a terminar con el asunto que me llevó a empezar  esta entrada en el blog: Las Procesiones y los Papones. Este año, que yo recuerde, ha sido el año que más “devoción” he sentido de la gente por ver las procesiones. Y digo por ver. Y es que tengo la impresión de que el único objetivo es “ver” más allá de su significado. Y no hablo de que haya que ser un ferviente seguidor Cristiano para seguir las mismas, pero si hacerlo desde la admiración hacia los que procesionan, y desde el respeto hacia el significado de esas imágenes pujadas por los braceros. He visto mucha gente expectante por la procesión, perdón, por coger sitio para verla y luego estar 2 horas comiendo pipas en primera línea mirando hacia todos los lados menos al paso de la comitiva religiosa…

Voy a terminar por último con los famosos y queridos Papones. Lo cierto es que desde pequeño siempre sentí una fuerte admiración por ellos. De hecho, flirteé con mi padre sobre la posibilidad de hacerme papón de pequeño, cosa que al final quedó en agua de borrajas.

He visto cosas bonitas. Papones en procesiones descalzos, papones sufriendo, papones comprometidos con su cofradía… Incluso tengo dos buenos amigos que son “jefecillos” en dos cofradías de las de más solera de León  ( un abrazo Juan  y Francisco)

Incluso escuché una conversación de un devoto que salía a procesionar descalzo y desnudo debajo del traje de papon… admirable cuanto menos con el asfalto y, sobre todo, el frío que manejamos por estas tierras. Hasta aquí genial.

Por otro lado me surgen dudas de algunos hermanos. Leía en twitter el otro día un tuit que decía algo así como

Papones que se llaman y se tratan de “hermanos”durante la Semana Santa, pero que el resto del año se dicen de todo y se tratan como todo lo contrario.

Y es que he visto a muchos hermanos por ahí que desde luego no tienen nada de hermanos: de nada ni de nadie. Eso sí, se les ve muy comprometidos con la causa… como se dice ahora ¿Postureo? en algunos casos que yo me sé, desde luego.

Mucho alcohol, mucha postura, mucha historia que van muy en contra de por lo que una persona, a mi modesto modo de entender, emprende viaje en una cofradía desde pequeño y sobre todo por unos valores y unos sentimientos cristianos, no lo olvidemos.

Como ejemplos, sin citar nombres, un político de un partido nada amigo de la Iglesia católica: sólo me cabe en la cabeza que sea una cuestión de tradición… o de costumbre.

Mi ejemplo favorito para terminar. Un jefe de un ex compañero de trabajo. Máxima devoción, puja pasos, la semana santa lo es todo para él, una de aquellas personas que incluirías claramente en el pack de un hermano de verdad. Todo ello para qué? para trabajar unos cuantos años en la misma empresa y haberme dado la mano una vez y no haber dicho nunca “hola” ni a mí ni a nadie en la oficina.

Un hermano de verdad? Opiniones?

Un abrazo para todos.

P.D Este es un texto libre, una opinión. Ni soy un ferviente seguidor de la Semana Santa ni, por supuesto, un detractor. Si alguien se ha ofendido: mis disculpas. Si no las aceptas, que te den.

 

Saludos.

 

papones 16

43

Hola de nuevo a todos y feliz año 2016

Espero que las navidades hayan sido buenas con vosotros, desde luego conmigo lo han sido. 

Hoy, 7 de enero de 2016, escribo este post en el día de mi 43 cumpleaños. Me parecía que era motivo suficiente para volver a escribir una entrada en mi blog. 43 añazos que diría mi añorada mami. 

Ha sido un día bueno. Despertar con los besos y abrazos de mi mujer e hijas siempre es una maravilla, pero hoy por aquello de mi cumple, si cabe me cubrieron más de besos y abrazos. Incluido dibujo de mi hija mayor dedicado ( los guardamos todos, por cierto)

Ni hablo de regalos porque no les doy la menor importancia. Tengo todo lo que necesito para ser feliz. Pocas cosas en realidad. 

Tengo una nómina. Eso supone que tengo ingresos recurrentes para mantener a mi familia. No es lo más importante, pero lógicamente en esta sociedad que nos ha tocado vivir, sin esos ingresos no podríamos hacer las cosas que realmente nos gustan. 

Tengo una familia. Esto sí que es lo más importante para mí. Tengo una mujer que me quiere. Una compañera y una confidente. Estamos en esto juntos. 

Tengo dos hijas. Hasta que uno no tiene esa sensación de ser padre, difícilmente se puede explicar. Todo gira de repente hacia esas personitas. El centro de atención de la vida de uno, se mueve automáticamente hacia tus hijos en el mismo momento que les ves su carita. Al menos ese fue mi caso. Supongo que habrá gente que no le de tanta importancia, pero en mi caso desde el momento que vi la cara de mi hija mayor, me convertí en actor de reparto de mi propia vida. Curioso. Y feliz con ello. 

Con la Segunda niña, ya no es que me mantenga como actor secundario: directamente soy un figurante. 
Las adoro.  Lo son todo para mí. 

Vivo en la ciudad que quiero. Con sus ventajas ( calidad de vida y tamaño) y sus inconvenientes ( ciudad pequeña y llena de Cazurros) pero ahora mismo es una ciudad perfecta para una familia con dos niñas de las edades de mis hijas. 

No viajo mucho, tengo la inestimable ayuda de mi hermana para echarme una mano con mis hijas, y tengo buenos amigos. Algunos en León y otros fuera. Me gustaría mucho ver más habitualmente a amigos que tengo fuera; eso me da pena, porque pasan los años y uno añora mucho pasar tiempo con ellos. Pero las obligaciones profesionales mandan. Ojalá pudiéramos vivir más cerca y tener la posibilidad de vernos más a menudo. Tampoco me voy a quejar; mi mujer los tiene aún más lejos. 

Si todo va bien, ojalá esté en el ecuador de mi vida. Después de dos años duros, muy duros, los más duros, me he propuesto intentar mirar hacia adelante con un cierto optimismo. No porque espere que me pasen cosas maravillosas, sino porque me he propuesto disfrutar cada momento. 

Para otro día os voy a hablar de mi amigo Enrique. Sé que lo estás esperando que te conozco

Bueno a lo que voy. Enrique en los últimos años me ha enseñado una cosa que considero valiosisíma en mi vida: aprovechar cada momento. Pero  cuando hablo de aprovechar es cada pequeña cosa. Un desayuno, un paseo, un abrazo con alguien a quien hace tiempo que no ves… Y sentir ese pequeño momento como único. 

Hace poco fuimos a cenar juntos. Un paseo antes, una charla, lo que pedimos para cenar, el decidirlo, la gente…. Disfrutábamos de cada pequeña cosa. Y se es más feliz. 
Os recomiendo que lo probéis. Se es un poco más feliz. Luego la vida ya nos va recordando de qué va esto…

Nos leemos pronto. 

Abrazos. 

Hoy remato este post con una foto de un servidor y una canción de The Cult que escuché ayer y me encanta Real Girrrrrl.  

  

El vídeo no es oficial, pero la canción es preciosa. 

 

Admiración 

Buenas a todos,

Aquí estoy de nuevo. Otra vez en un avión. Parece que la horita larga que tengo hasta Barcelona me inspira para juntar unas letras. 

Me voy a pasar la nochebuena a Barcelona con mi mujer y mis hijas a casa de mis suegros. Va a ser la primera Navidad en 42 años que paso esta fecha fuera de mi casa, de la casa de mis padres. Demasiado duro y demasiado reciente aún para afrontar ese dolor. Ya habrá tiempo de poder hacerlo, pero esta nochebuena no.  

    

Pero lo cierto es que esta nueva entrada en mi blog la quería dedicar a hablar sobre mi amigo Alberto. 

Estuve tomando algo con él este martes pasado tras meses sin vernos. Y parecía que aún estudiábamos juntos RRLL y que antes de ayer habíamos salido a una fiesta universitaria. Esos tiempos no volverán,me temo. 

El asunto por el que quería hablar de Alberto en este post es por la admiración  que le tengo. Ni siquiera sé si va a leer este post, ojalá no lo haga, pero en ningún caso el objetivo es regalarle los oídos, no cal que dirían en Cataluña ( no hace falta) porque la admiración es un sentimiento no negociable, que no puede sentar mal ni bien, ni ser esperado ni exigido. Se siente admiración o no. No hay más. 

Alberto es fisioterapeuta. Lleva años fuera de España dedicándose con éxito a esa profesión. Tiene la inmensa suerte de dedicarse a algo que le gusta; lo cual no tiene precio. 

Alberto acaba de regresar de varios meses de “voluntariado” en Afganistán. Si Afganistán. En medio de, probablemente,la zona más conflictiva y peligrosa del mundo. No tuvo mejor idea que ir a   colaborar con una Ong ( disculpad que no recuerde: MSF, Cruz Roja) Su trabajo ha consistido en ofrecer lo que más le gusta ( su trabajo) para ayudar a heridos de guerra en Afganistán. 

Me ha contado cosas muy fuertes. Al menos muy fuertes para los que vivimos a miles de kilómetros de esos problemas. Que como me comentaba el otros día son problemas de verdad.

Vivía en una casa con más voluntarios enfrente del hospital. Si. De casa al hospital y vuelta. No podía ir más allá. Me enseñó una foto de la calle por donde transitaba la gente. Eso y un día que fue a visitar otro hospital, fue a penas lo que se movió en ese tiempo. Fuerte, no?

Luego me habló en sí de su actividad médica. Me contó cosas preciosas como por ejemplo el caso de un niño al que habían dado por perdido con una posible tetraplejia por herida de bala y que Alberto junto con el equipo médico logró que pudiera caminar. Es o no admirable?

También me quiso enseñar fotos. Fotos de la realidad: heridas de bala, gente con las tripas fuera, muertos, heridos, tetrapléjicos, mutilados,… 

Pero en un gesto típicamente occidental no las quise ver. Cuando pasaba las fotos de su carrete en su smartphone ví algunas. Un horror. 

Me comentaba que vió gente morir. Pero no se quedaba con  eso, sino con, por ejemplo, niños que había ayudado y que luego literalmente no se separaban de él, persiguiéndole por todos los sitios que podían estar con él en el hospital. Os imagináis esa sensación?

Yo le preguntaba mucho por los niños. Tener hijos te lleva a esas preguntas. Sólo imaginar los niños pequeños ( o medianos, da igual) en medio de aquel infierno me estremece. Como dijo Bonoel lugar en el que naces no debería determinar cómo vives”. Pero desgraciadamente es así, una lotería que mis hijos hayan nacido aquí y que otros niños igual de maravillosos se vean en esas circunstancias. 

En fin, voy terminando. Te admiro amigo Alberto. En tiempos del “y yo más y más grande” está muy bien tener conversaciones que giren alrededor de la comunicación, de la educación, del dar sin esperar nada a cambio salvo un abrazo sincero. 

Sigue así, estás en el camino correcto. Te quiero y te echo de menos. 

He encontrado una foto de las que me mandaste estando allí. La pongo en tu honor. Y si lees esto y no te parece bien,me lo dices y la borro. 

Un abrazo. 

  
Éste es Alberto.