Porto

Buenas de nuevo. 

Siempre empiezo igual, pero es como si continuara una charla con vosotros, así que allá vamos. 

Lo cierto es que hace días que no publico ninguna entrada en mi blog pero se me acumulan las actividades: natación, inglés, master y trabajo. Tengo mucho trabajo y con gente nueva, así que me  queda poco tiempo para estas cosas, pero hoy me he “obligado” a escribir unas líneas. 

Mi idea es escribir cuatro notas del fin de semana pasado. Nos fuimos a Oporto a celebrar el cumpleaños de mi mujer. Tampoco era un sitio que tuviéramos en mente visitar pero pensando en salir unos días de León y no metiendo muchos kilómetros de por medio, pensé que era un sitio ideal. 

Busqué alojamiento en airbnb.  Ahora que estoy metido en temas de marketing estudiando un poco me doy cuenta que las ideas más sencillas son al final las más geniales. La App de airbnb es fantástica, ágil, intuitiva y que te permite cerrar la compra en minutos. Un prodigio del ecommerce, vaya. 

Conseguimos un apartamento increíble en muy buena zona. Un apartamento de esos que te gustaría que fuera tu segunda casa.  

En cuanto a la ciudad es una maravilla. Un retiro dorado para el amigo Casillas.

Como sitios destacables a los que fuimos destacaría la librería livraria Lello sitio en el que me acordé de mi amigo Mayito y que es conocida por ser una maravillosa librería en la que se rodaron algunas escenas de Harry potter. Compramos algunos libros para las niñas. 

Estuvimos también en la zona del Duero, hicimos el crucero de los 6 puentes bajos un chirimiri que nos recordó a nuestra querida Asturias. 

Aprovechamos para visitar las famosas bodegas de Oporto (Calem)con sus no menos famosos vinos. Una experiencia chula: esa gente sabe vender sus cosas.

Montamos con las niñas en el funicular: las encantó.

Tuve tiempo hasta para tomarme un par de cañas y luego cenar con mi viejo rival del baloncesto y ahora amigo Félix J Alonso. Aprovechamos para vernos porque está entrenando al Ovarense y de paso rememorar viejas andanzas de las canchas de San Claudio. No podía parar de reír cuando contaba como le pellizcaba en el costado dentro de la zona. Buenísimo. Fue un placer esa charla. 

En Portugal, y en este caso en Oporto ( aunque también lo comprobamos en Lisboa hace un tiempo) se come francamente bien y a precios bastante buenos. 

En general ha sido un viaje fantástico, la ciudad es maravillosa, pero sobre todo lo que ha hecho de este viaje una experiencia única ha sido la compañía: mi mujer y mis hijas. 

Volveré pronto a escribir. 

Saludos.