Madres

Hola a todos.

Hoy me animo a escribir sobre las madres, aunque no lo voy a hacer sobre la mía puesto que aún no estoy preparado psicológicamente para hablar de ella. La he perdido hace muy poco y ha sido una experiencia tan horripilante que lo voy a dejar para un poco más adelante, cuando deje de sangrar.

Estos días me he quedado solo con mis hijas, mi mujer se ha ido a ver a su mama, mi estimada suegra, que  ha sufrido una intervención quirúrgica. De modo que me he quedado de Rodriguez  como se suele decir. 

Debo decir para poneros en situación, que soy un padre moderno. Con esto quiero decir que igual cocino, que plancho, que pongo lavadoras o que juego con mis hijas a baloncesto o con sus princesas. Y mi mujer igual. Con esto quiero decir que el haberme quedado sólo no me ha supuesto ningún problema. 

Ya cada día por razones del trabajo de mi mujer, me encargo de levantar a las niñas, vestirlas, servir el desayuno y llevarlas al colegio. Es decir, que no he tenido que hacer nada nuevo estos días que no haga normalmente.

La diferencia es que no estaba mi mujer. Y ello implica, entre otras cosas que he tenido que ocuparme de todo y a todas horas. Es decir, todo ha quedado en mi mano. Y es en este punto donde me he puesto a escribir: con las dos dormidas, sentado en el sofá y dándome cuenta de qué afortunado soy de tener una compañera como la que tengo a mi lado. Unos días de ausencia han valido para valorarla. Y no lo hago por su ausencia y las tareas, dios me libre, sino que lo hago por el equipo que formamos. Y me doy cuenta que esta familia es un equipo y lo mucho que nos necesitamos los unos a los otros. Lo mucho que necesito a mis hijas por supuesto; son la razón de mi vida. Pero también me doy cuenta de que la suma de las partes lo es todo. La casa es la casa con los 4, las cenas son las cenas con los 4, ir a buscar a las niñas no es lo mismo sin ella, porque no estamos los cuatro.

Tenemos la mala costumbre de no valorar las cosas hasta que nos faltan. Yo rompo esta dinámica. Aunque sea con una entrada en este espacio, quiero valorar lo que me rodea; tengo una esposa que ha dejado todo por estar a mi lado, que me ha dado dos hijas maravillosas, que ha estado conmigo en lo peores momentos de mi vida ( durante este puñetero último año y medio) y que teniendo razones para quejarse de su vaivén de vida, no lo hace.  

 
Voy a ir acabando. Sirva esta entrada para agradecer que el hueco de madre y esposa lo tengamos en mi familia tan bien cubierto. Y es una suerte, si paso 48 horas más a full con mis hijas, creo que iba a necesitar terapia de algo; de piscina, de masajes o de sofá con mi mujer.

Seguimos pronto en contacto.

Anuncios

One comment

  1. Meritxell · octubre 29, 2015

    Gracias amor❤️

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s